Fuente de la Misericordia

  Tenemos en nuestro Santuario un lugar de oración donde podemos rezar con el Agua Bendita. Allí hay cuatro canillas para que podamos también llenar recipientes y llevar el Agua Bendita a nuestros hogares.

DSC02259

Jesús dijo:
«El que tenga sed, venga a mí; y beba el que cree en mí».
Como dice la Escritura: De su seno brotarán manantiales de agua viva.
Jn. 7, 37-38

  El Agua, simbolizada en el rayo pálido que brota del Corazón de Jesús nos recuerda el Agua de nuestro Bautismo por el cual nacemos a la vida espiritual como hijos de Dios.

  La Fuente de la Misericordia fue inaugurada y bendecida por el Obispo Auxiliar de la Zona Devoto, Monseñor Jorge Lozano, el día de la Fiesta Patronal de 2004, ese año 18 de abril.

 ¿CÓMO USAMOS EL AGUA BENDITA?

  • Cuando rezamos al iniciar o finalizar nuestras oraciones nos hacemos la señal de la cruz con ella.
  • Cuando pedimos la bendición para nuestros hijos, familiares y amigos, también le hacemos la señal de la cruz en la frente.
  • Cuando pedimos que Dios bendiga alguna cosa; los alimentos, nuestra casa, nuestras imágenes: después de la oración podemos rociar con agua bendita el lugar.

Oraciones

1

Dios y Padre Nuestro, que nos hiciste renacer a la verdadera Vida por el Agua y por el Espíritu, te pido:

– Ilumina mis pensamientos (santiguarse la frente)

– Purifica mis palabras, y (santiguarse los labios)

– Dirige mi corazón, (santiguarse el pecho) para que pueda seguir los ejemplos de tu Hijo y hermano nuestro, Jesús Misericordioso.

Te lo pido a vos, que vivís y reinás por los siglos de los siglos. Amén.

2

Señor y Padre Santo dirigí tu mirada sobre nosotros, tus hijos, que redimidos por tu Hijo Jesús hemos nacido de nuevo del Agua y del Espíritu Santo en la fuente bautismal.

Concédenos que todos los que recibimos esta Agua, quedemos renovados en el cuerpo y en el alma y te sirvamos con limpieza de vida.

Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.