Confianza

La confianza en Dios, corresponde a la actitud bíblica de la fe y abandono en las manos de Dios. Va unida a la búsqueda constante de cumplir su voluntad contenida en los mandamientos, las obligaciones de cada uno, y en las enseñanzas del Evangelio. Y también en seguir las inspiraciones de Espíritu Santo que cada cual va discerniendo en su vida cotidiana.

NeneConfia

“Deseo que el mundo entero conozca Mi misericordia; deseo conceder gracias inimaginables a las almas que confían en Mi misericordia.” (687)

   Caracteriza nuestra actitud hacia Dios y expresa no sólo esperanza, sino también fe viva, humildad, perseverancia y arrepentimiento por las culpas cometidas. Se trata de una actitud filial, por la que el hombre, en cada situación, confía sin reservas en el amor misericordioso y en la omnipotencia del Padre celestial.

   La confianza no sólo constituye la esencia y el fundamento de la devoción de la Divina Misericordia sino que es también una condición para poder recibir las gracias.

“Las gracias de Mi misericordia se toman con un solo recipiente y éste es la confianza. Cuanto más confíe un alma, tanto más recibirá. Las almas que confían sin límites son Mi gran consuelo, porque en tales almas vierto todos los tesoros de Mis gracias. Me alegro de que pidan mucho, porque Mi deseo es dar mucho, muchísimo.” (1578)

“El alma que confía en Mi misericordia es la más feliz, porque Yo mismo tengo cuidado de ella.” (1273)

   La confianza es un elemento esencial en la devoción de la Divina Misericordia. Sin ella esta devoción no podría existir. De hecho, como punto de base, hay un acto de confianza. Más todavía, ya la sola actitud de confianza asegura las gracias de la misericordia de Dios.

“He abierto mi Corazón como una Fuente viva de Misericordia. Que todas las almas tomen vida de ella. Que se acerquen con gran confianza a este mar de misericordia. Los pecadores obtendrán la justificación y los justos serán fortalecidos en el bien. Al que haya depositado su confianza en Mi misericordia, en la hora de la muerte le colmaré el alma con Mi paz divina.” (1520).

Textos bíblicos sobre la confianza

Jer. 17, 7-8

“¡Bendito el hombre que confía en el Señor y en él tiene puesta su confianza!”

 

Is. 26, 4

“Confíen en el Señor para siempre, porque el Señor es una Roca eterna.”

 

Sal. 37, 3-4

“Confía en el Señor y practica el bien; habita en la tierra y vive tranquilo: que el Señor sea tu único deleite, y él colmará los deseos de tu corazón.”

 

Mt. 7, 7-11

“Pidan y se les dará; busquen y encontrarán; llamen y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abrirá. ¿Quién de ustedes, cuando su hijo le pide pan, le da una piedra? ¿O si le pide un pez, le da una serpiente? Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre de ustedes que está en el cielo dará cosas buenas a aquellos que se las pidan!”

 

Rm. 8,15

“Y ustedes no han recibido un espíritu de esclavos para volver a caer en el temor, sino el espíritu de hijos adoptivos, que nos hace llamar a Dios ¡Abba!, es decir, ¡Padre!”