LA HISTORIA DEL CUADRO

El cuadro de Jesús Misericordioso es la representación iconográfica de la visión que tuvo Santa Faustina el 22 de febrero de 1931, en la que Cristo le pide que pinte su imagen tal como se revelaba. 

image description

“Al anochecer, estando en mi celda, vi al Señor Jesús vestido con una túnica blanca. Tenía una mano levantada para bendecir y con la otra tocaba la túnica sobre el pecho. De la abertura de la túnica en el pecho, salían dos grandes rayos: uno rojo y otro pálido. En silencio, atentamente miraba al Señor, mi alma estaba llena de temor, pero también de una gran alegría. Después de un momento, Jesús me dijo: Pinta una imagen según el modelo que ves, y firma* : Jesús, en Vos confío. Deseo que esta imagen sea venerada primero en su capilla y (luego) en el mundo entero.” (47)

image description
* Jesús exigía que la imagen llevase, como firma, y no como inscripción, estas palabras: “Jesús, en Vos confío”.

La tarea que le asignó Jesús a Sor Faustina no era fácil. Ella no tenía preparación artística para realizar la obra y, las hermanas con quienes convivía en el convento, fueron consultadas pero no demostraron interés.

Sólo en enero de 1934, tres años después de recibir el encargo de pintar el cuadro, Sor Faustina pudo cumplir con el deseo del Señor. Estando en la ciudad de Vilna y gracias a la ayuda de su confesor, el Padre Sopócko, toma contacto con el artista Eugenio Kazimirowski quien pintó el cuadro según las indicaciones de Faustina.

El cuadro pintado en la presencia de Santa Faustina (E. Kazimirowski, Vilna 1934.)

Mientras el pintor realizaba la obra, Santa Faustina escribió en su Diario: 

“… fui a la Capilla y lloré muchísimo. Le dije al Señor: ¿Quién te pintará tan bello como Tú eres? Como respuesta oí estas palabras: No en la belleza del color ni en la del pincel, está la grandeza de esta imagen, sino en Mi gracia”.(313)

Este cuadro fue expuesto por primera vez en Vilna durante el triduo antes del término de la Festividad del Jubileo de la Salvación del Mundo, los días 26, 27 y 28 de Abril de 1935 en el Templo de Ostra Brama. 

Providencialmente, dicha festividad tuvo lugar en el primer domingo después de la Semana de Resurrección, día en que se celebra la Fiesta de la Misericordia. 

Durante los festejos Santa Faustina “vio” cuántos fieles recibían las gracias: 

 “Al anochecer, estando en mi celda, Pedí a Dios la misericordia para las almas pecadoras. Cuando terminó el oficio y el sacerdote tomó el Santísimo Sacramento para impartir la bendición, súbitamente vi al Señor Jesús con el mismo aspecto que tiene en esta imagen. El Señor impartió la bendición y los rayos se extendieron sobre todo el mundo (…) Oí la voz: Esta Fiesta ha salido de las entrañas de Mi misericordia y está confirmada en el abismo de Mis gracias. Toda alma que cree y tiene confianza en Mi misericordia, la obtendrá. Me alegré enormemente de la bondad y de la grandeza de mi Dios”. (420) 

 El 4 de abril de 1937, este cuadro, con el permiso del Arzobispo, quedó colocado en la Iglesia de San Miguel en Vilna. 

Después de la Segunda Guerra Mundial, el artista Adolfo Hyla, ofreció a la Congregación a la que había pertenecido Santa Faustina, pintar un cuadro para cumplir con una promesa que había hecho por haber sido salvado durante la guerra. 

 La oferta fue aceptada y, en otoño de 1943, el cuadro fue terminado y llevado a la Congregación de la Madre de la Misericordia en Cracovia.

El Cardenal Adam Sapieha, Arzobispo de Cracovia, bendijo el cuadro y mandó colocarlo en la Capilla, donde se encuentra actualmente y, donde también ahora, descansan los restos mortales de la “Secretaria y Apóstol de la Misericordia”, Santa Faustina.

Con el correr de los años, a medida que la Devoción fue creciendo en el mundo entero, se hicieron copias de este cuadro y se pintaron muchas imágenes de Jesús Misericordioso, manteniendo las características principales según lo detallado por Faustina en su Diario.