Celebraciones – Los Sacramentos

Son signos sensibles y eficaces de la gracia, instituidos por Jesucristo y confiados a la Iglesia, por los cuales no es dispensada la vida divina.

Sacraments

Los “Sacramentos” son actualización, presencia y eficacia de la acción de Cristo entre los hombres.

LOS SIETE SACRAMENTOS DE LA IGLESIA CATÓLICA

De iniciación cristiana

Bautismo

“El El Sacramento del Bautismo es el fundamento de toda la vida cristiana, la puerta de la vida en el espíritu que abre el acceso a los otros Sacramentos. Por el Bautismo somos liberados del pecado y regenerados como hijos de Dios, llegamos a ser miembros de Cristo, somos incorporados a la Iglesia y participamos de su misión. El Bautismo es el Sacramento del nuevo nacimiento por el agua y la palabra” (Catecismo Católico, Nº 1213)

Eucaristía

EucaristíaEucaristía quiere decir “acción de gracias”, porque en ella le agradecemos a Dios que nos ha salvado por medio de Jesucristo.

“La Eucaristía es el corazón y la cumbre de la vida de la Iglesia, pues en ella Cristo asocia su Iglesia y todos sus miembros a su sacrificio de alabanza y acción de gracias ofrecido una vez por todas en la cruz a su Padre…” (Catecismo Católico, Nº 1407)
“La Iglesia recomienda vivamente a los fieles que reciban la Sagrada comunión cada vez que participan en la celebración de la Eucaristía…” (Catecismo Católico Nº 1417)

Confirmación

ConfirmaciónEn la catequesis de Confirmación se profundiza el conocimiento del compromiso cristiano.

“La Confirmación confiere crecimiento y profundidad a la gracia Bautismal: Nos introduce más profundamente en la filiación divina que nos hace llamar “Padre” a Dios.
Nos une más firmemente a Cristo.
Aumenta en nosotros los dones del Espíritu Santo.
Hace más perfecto nuestro vínculo con la Iglesia.
Nos concede una fuerza especial del Espíritu Santo para difundir y defender la Fe mediante la palabra y las obras como verdaderos testigos de Cristo, para confesar valientemente el nombre de Cristo y para no sentir jamás vergüenza de la cruz….” (Catecismo Católico Nº 1303)

De curación

Confesión

penitenciaMediante este Sacramento nos reconciliamos con Dios y con la Iglesia; recibimos el perdón de nuestros pecados, la paz, la serenidad de conciencia, el consuelo y más fuerzas espirituales para la lucha. El sacerdote es el signo y el instrumento del amor misericordioso de Dios.

HORARIOS:
– Lunes a viernes: de 17 a 19.
– Sábados: de 17 a 19 y durante la misa.
– Domingos: durante las misas.
– Días 26: de 7:30 a 12 y de 14 a 19.

Unción de los enfermos

uncionEste Sacramento era conocido antiguamente como “Extremaunción”, porque se le impartía a las personas que estaban a punto de morir. Actualmente la Iglesia lo ofrece a todos los fieles, niños o adultos, que viven las dificultades de alguna enfermedad grave y a las personas mayores de 65 años para darles fuerzas en esa etapa de la vida.

“Este Sacramento otorga al enfermo la gracia del Espíritu Santo, con la cual el hombre entero es ayudado en su salud, confortado por la confianza en Dios y robustecido contra las tentaciones y la angustia de la muerte…” (Del ritual de la Unción)

Para solicitarlo, diríjase al Santuario dentro del horario de Secretaría o comuníquese por teléfono para concertar la visita del sacerdote al hogar (dentro del radio parroquial).

El segundo Domingo de cada mes en la Misa de las 15 hs. se da este Sacramento al final de la celebración.

Servicio Sacerdotal de Urgencia
Es una institución laica de la Iglesia Católica, que se ocupa de llevar auxilio espiritual a los enfermos de gravedad. Funciona de 21 a 6hs. todos los días, incluyendo feriados.

Llamar al Teléfono: 4801-2000

De servicio a la comunidad

Matrimonio

matrimonio“El sacramento del Matrimonio simboliza la unión de Cristo con la Iglesia. Da a los esposos la Gracia de amarse con el Amor con que Cristo amó a la Iglesia; la Gracia del Sacramento perfecciona así el amor humano de los esposos, reafirma su unidad indisoluble y los santifica en el camino hacia la vida eterna” (Catecismo Católico Nº 1661)

Orden Sagrado

sacerdocioDios elige dentro del pueblo cristiano a algunos hombres para el “Sacerdocio Ministerial”. A estos hombres los llamamos Sacerdotes, Curas, Padres o Presbíteros.
Por este Sacramento son consagrados especialmente como “Servidores de Cristo y administradores de los misterios de Dios”. (1 Cor. 4,1)
Cristo les confía estas funciones específicas:
Presidir la celebración de la Eucaristía y el culto.
Predicar el Evangelio y enseñar la fe.
Perdonar los pecados en nombre de Dios.
Conducir y estar al servicio de la unidad del pueblo de Dios.